Yoga Reconstituyente (2ª parte)

Estar calmado y relajado eleva tanto nuestro nivel y calidad de vida como el de los demás

CUATRO ONDAS CEREBRALES

Desde la invención del electroencefalograma numerosas investigaciones han estudiado la relación entre la actividad eléctrica del cerebro humano y sus estados de ánimo. De ahí procede la división médica de la actividad cerebral en cuatro frecuencias básicas en función de las ondas cerebrales que capta el electroencefalograma.

Las llamadas ondas delta, la frecuencia de actividad cerebral más baja, corresponden al sueño profundo. Es importante que el cuerpo vuelva a este nivel diariamente, porque en este estado aumenta la producción de glóbulos rojos, se fortalece el sistema inmunitario y mejora la absorción de los aminoácidos en los tejidos y la síntesis de proteínas. El cuerpo se regenera con el sueño profundo. Este estado corresponde al sueño, a la hipnosis y al trance. Una mente establecida en las ondas delta tiene poca conciencia de sí misma. El estado opuesto es el de vigilia, cuando predominan las llamadas ondas beta, el estado de alerta y atención ante una actividad corporal o intelectual. En el estado de predominio de ondas beta es también donde aparece sobre todo la ansiedad.

Entre las ondas delta y beta se hallan los estados llamados de ondas alfa y ondas theta. El de las ondas alfa corresponde a un estado de tranquilidad y creatividad, ya que es donde empieza a predominar la actividad del hemisferio cerebral izquierdo. Las ondas theta se asocian a un estado de calma más profunda, relacionada con el soñar despierto o hacer una actividad automática que no requiere atención ni consciencia en su ejecución. El estrés lleva a pasar la jornada forzándose a mantenerse en un estado continuo de alerta, el correspondiente a las ondas beta, para caer dormido en la cama de noche y pasar entonces por los estados alfa y theta mientras se duerme.

No te pierdas nuestro próximo taller !

01

Una muy buena oportunidad para aprender reconocer las alteraciones biomecánicas que están detrás de buena parte de las patologías y lesiones musculares y articulares.
Los asistentes saldrán con un mapa de sus propias desalineaciones.

SAVASANA

«La postura del cadáver» en sánscrito es con la que todos acabaremos nuestra vida y también la idónea para finalizar esta serie de ejercicios. Toda la práctica de yoga prepara para esta postura. Se empieza por soltar ideas y tensiones psicoemocionales para después poder soltar la vida con dignidad. Uno puede creer que si ajusta algo el cuerpo estará más cómodo: «si muevo mi mano un poco me podré relajar». Pero esa también es otra idea que se podría soltar. La intranquilidad mental busca constantemente «la postura perfecta». La práctica es concentrarse en la respiración o las sensaciones corporales a pesar de que la intranquilidad pueda emerger. No hay una postura perfecta para relajarse. Se trata de seguir calmándose momento a momento en la vida cotidiana hasta que tenga lugar la última exhalación.

savasana
variante-savasana

VARIANTE DE SAVASANA

Se aconseja poner una manta sobre el asiento para que la superficie sea más suave. Túmbate cómodamente sobre el suelo, apoyando la pelvis sobre una manta doblada y las pantorrillas sobre la silla. Asienta la cabeza con una manta o en un cojín blando para atenuar ruidos y favorecer la interiorización.

PARAR Y DARSE CUENTA

Es importante permitirse pasar durante el día por otros estados mentales. Ensoñar, mirar a la lejanía sin objetivo y pasar algún tiempo sin hacer nada de manera consciente, incluso abrirse al aburrimiento –eso que el filósofo Walter Benjamin llamó «el ave que incuba el huevo de nuestra experiencia»–, es tan importante como dormir y estar alerta cuando es necesario. En las clases de Yoga Reconstituyente se abre el espacio para practicar estos estados de ánimo transitorios entre la actividad y el sueño, a fin de perfeccionar la capacidad de volver a ellos durante el día. Esto ofrece una práctica revolucionaria de descanso y relajación. Se trata de un entrenamiento cuyo único fin es parar y darse cuenta. Parar físicamente significa que no se suele hacer ninguna postura dinámica en las clases de este tipo de yoga. Se emplea, eso sí, bastante material: mantas, cinturones, sillas, cojines cilíndricos (bolsters), bloques de yoga… La pared permite apoyar cualquier parte del cuerpo a fin de estar en posiciones en que se pueda reposar durante un largo periodo de tiempo. Además, como el apoyo es simétrico, la uniformidad que recibe el cuerpo a través del sistema propioceptivo permite relajarse aún más en las posturas, lo que alienta una sensación profunda de confianza y de dejarse ir.

En este tipo de yoga solo se busca la paz a través de
dejar de moverse y darse cuenta de lo que surge

EXTENSIÓN APOYADA

Es aconsejable probar diferentes alturas con las mantas hasta que uno se sienta cómodo, ¡no hay que sentir molestia alguna en ninguna postura! Aprovecha también para jugar con la altura de los brazos a fin de poder estirar ligeramente los pectorales. En esta postura se puede permanecer de 5 a 15 minutos.

extensin-apoyada
mariposa-elevada

MARIPOSA ELEVADA

El borde inferior del bolster (o una manta enrollada) está justo bajo los ángulos inferiores de los omóplatos (o la línea del sujetador) para extender la columna de modo que permita abrir la caja torácica y respirar con más profundidad. Las plantas de los pies se tocan y se coloca una manta entorno a ellos para apoyar las piernas.

NO SE TRATA DE ESTIRARSE

Al contrario de las clases clásicas de yoga, que proponen asanas vigorosas de estiramiento y tonificación, estas otras posturas apenas estiran la musculatura con objeto de disminuir el estrés sobre el cuerpo lo máximo posible. Estirar la musculatura de manera intensa, forzada o brusca puede estresar el cuerpo. De hecho la musculatura puede llegar a contraerse para protegerse de un sobreestiramiento o de un movimiento repentino y poco cuidado. Así también se rompe el hábito de exigirse demasiado, pues al realizar una práctica sin la meta de empujar o controlar el cuerpo se abre el espacio a otra manera de hacer. Otra razón por la que apenas se estira la musculatura en estas posturas es para que no haya estímulos innecesarios que el cuerpo tenga que gestionar.

Unir estas premisas con la observación de que un embrión tiene todas las articulaciones flexionadas ha llevado a desarrollar un tipo de posturas en que no se extienden las articulaciones ni se estiran los músculos. En el llamado Yin Yoga sí que se busca estirar la musculatura para ganar más flexibilidad muscular y movilidad articular –dos factores que favorecen la salud–. Pero en el Yoga Reconstituyente solo se busca la calma y la paz a través de, literalmente, parar de moverse y darse cuenta de lo que surge. La práctica de parar es tan refinada que no se suele usar música ni ejercicios de visualización, como sí sucede por ejemplo en el Yoga Nidra, otra disciplina excelente para crear un estado profundo de relajación. Todos los estilos y corrientes de yoga se complementan, ya que las razones por las que se practica yoga y las necesidades y habilidades psicocorporales cambian a lo largo de la vida.

INGRAVIDEZ

Se colocan dos bloques bajo el bolster y se apoyan los gemelos. Se enrollan dos mantas a lo largo del brazo para apoyar los antebrazos y las manos. Si se asienta la cabeza con una manta y se cubren los ojos con un antifaz y el cuerpo con otra manta, se puede permanecer así hasta media hora, dejando que todo el peso caiga al suelo.

ingravidez
mariposa-elevada

APERTURA DE CADERAS

Se apoya el tronco sobre un bolster, se abre la cadera hasta donde se siente cómoda la postura y se apoya la pierna sobre una manta doblada. El empeine de la otra pierna reposa sobre una manta enrollada (puede colocarse otra manta bajo la rodilla de la pierna estirada). No olvides girar la cabeza hacia los dos lados.

AUMENTAR LA CONSCIENCIA

Al empezar a practicar es posible sentirse nervioso en ese espacio de quietud y silencio; pero no es la postura la que crea la incomodidad o la inquietud sino el ruido mental que existía previamente y del que ahora somos más conscientes. Permanecer en posturas de descanso, en silencio y sin ningún entretenimiento para la mente –como música, visualización, indicaciones de un profesor, etc.– permite una experiencia de conexión con la profundidad de la consciencia.

El Yoga Reconstituyente también es adecuado para quien sufra de lesiones o impedimentos para participar en una clase de yoga común. Además, es recomendable para mujeres embarazadas, que pueden disfrutar de un descanso que les permite soltar tensiones acumuladas y crear un ambiente mental abierto, lo que genera además un entorno bioquímico saludable para el feto.

OR HALELUIYA

Profesora de FisiomYoga

Máster en psicología

Acupuntora

Artículo publicado en la revista Cuerpo Mente

¿Qué te ha parecido el artículo?
Puedes dejarnos un comentario !!! 😉

Showing 16 comments
  • Or y Álex
    Responder

    Apreciados lectores!!
    Hemos abierto este Blog en el que cada semana incluiremos contenidos que esperamos sean de vuestro interés.

    Esperamos os animéis a decirnos en este chat qué os parecen o a compartir vuestras experiencias 😉

    Aprovechamos para saludaros!!
    Or y Álex

  • Teresa
    Responder

    Gracias!!!
    Es una gozada de artículo.
    Mi experiencia -personal y profesional- también avalan esta práctica de Yoga Reconstituyente, a mis alumnos les encanta y les animo muchísimo a que las tengan también en cuenta en su vida diaria, en sus casas.
    Son una herramienta sensacional para considerar a lo largo del día, y sobre todo, cuando la jornada se “tuerce” un poco, ayudan a sostener la calma y confianza en uno mismo y en el propio flujo de la vida, aceptando lo que “es” y actuando en consecuencia o… no haciendo nada, como muy bien nos recordáis.
    Saludos

    • Ana María
      Responder

      Me encantó la nota, coincido bastante ya que he hecho un curso de eutonía para profesores de yoga. Gracias por publicar

  • Or y Álex
    Responder

    Teresa! Gracias a ti! Tanto por tu interés como por compartir tu experiencia con nosotros! Qué bien que incorpores esta práctica tan maravillosa y efectiva en tus clases!!! Esperamos oír más de ti;) Un abrazo y Namasté >^<

  • Sandra
    Responder

    Muy buen artículo! Me encantan todas las posturas que habéis explicado… Practico algunas de ellas todo lo que puedo, y me habéis dado ideas para mejorarlas! Un 10, como siempre! Muchas gracias por compartir experiencia y conocimiento!

    • Or y Álex
      Responder

      Ohh qué alegría recibir un comentario tan cariñioso como el tuyo Sandra! Gracias! Nos alegra mucho oír que el material didáctico que publicamos te interese y te sirva! Un abrazo y Namasté >^<

  • Beatriz Ocampo
    Responder

    Vengo de leer la 1era parte, y es valiosísima la propuesta de aquietar y flexibilizar desde adentro. Aquietar es una práctica que no se transita demasiado en este mundo tan acelerado de hoy, por eso este espacio es excelente. Gracias por vuestra generosidad!

    • Or y Álex
      Responder

      Gracias Beatriz!! Qué generosa que eres con tus palabras!
      Sí, estamos de acuerdo, pausar es salud.
      Un abrazo!

  • Ana Inés Longo
    Responder

    Muy claro…y aplicable en lo cotidiano…gracias por cooperar en nuestra calidad de vida…♥ ♥

    • Or y Álex
      Responder

      Gracias Ana Inés! Qué bien que te haya gustado el artículo;) Gracias por hacérnoslo saber!
      Bendiciones!

  • María
    Responder

    Me parece genial , muy completas las posturas.

    • Or y Álex
      Responder

      Gracias María! Gracias por tu interés y feedback! Nos alegra que te haya servido el artículo! Ya nos contarás qué tal con la práctica;)
      Un abrazo!

  • MARTA ANGELILLI
    Responder

    Muchas gracias po el articulo! Estoy totalmente de acuerdo con vosotros, es muy importante encontrar tiempo para descansar or meditar. Es mas facil de hacer esto en una clase de Yoga, pero la “gente” lo ve como una perdita de tiempo hacer esto en casa porquè normalmente no està acostumbrada a relajarse, desde mi personal experiencia muchos se sienten culpaples por enterromper actividades normales. Las posturas reconstituyentes aportan muchos benificios y son facily comodas de practicar si tienes las herramientas adecuadas. Creo que cada uno debe encontrar las mas edecuadas para el
    Gracias
    Marta

  • MARIBEL García Vila
    Responder

    Hola a todos.
    Un artículo muy interesante.
    En mis clases suelo utilizar Asana s de yoga reconstituyente y yo misma en mi práctica de sadhana durante la menstruación las utilizo y realmente funcionan
    Sólo tengo una duda.cuando habláis de las ondas cerebrales alfa y las asociais a la creatividad y tranquilidad porque empieza a trabajar el hemisferio izquierdo no lo entiendo mucho.no se asocia normalmente la creatividad y tranquilidad al hemisferio derecho?estoy equivocada o no lo he interpretado bien?
    Gracias por compartir vuestro saber
    Om shanti hari om tatsat
    Maribel García Vila

  • Lola
    Responder

    Maravilloso artículo que compartiré con mis alumnos para esta semana .. mil mil gracias por enseñarnos con tanta dedicación y cariño .. nos llega
    Namasté ??

  • Rosa Obregon
    Responder

    Muchas gracias por vuestro artículo. Era fundamental hablar de Savasana. Yo doy clases de yoga y mezclo conceptos y aplicaciones de la eutonia que he visto por arriba en algúna reseña. Me gustan sobre todo aquellas posturas que abren el pecho, según he visto arriba las utilizáis también y en descanso permitir una expansión de la respiración. Sin embargo aquellas personas con molestias lumbares es mucha la tensión en ellas cuando abren el pecho con el rulo bajo los omóplatos, y hayq ue conseguir que abran el pecho, sin tensar la zona lumbar.
    FANTÁSTICO PARA NUESTRAS CLASES Y NUESTRA VIDA.
    Un fuerte abrazo

Leave a Comment

diecinueve − 4 =

Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.